Patola: de la India a Indonesia

Patola es el nombre que reciben las apreciadas telas de seda de doble ikat procedentes de Gujarat, al noroeste de India. La palabra Patola es plural mientras que Patolu es singular, si bien el uso de Patola para ambos está generalizado.

Una Patola típica era trabajada durante cinco o seis meses, cuyo diseño requería ser diseñado meticulosamente y tejido con mucha precisión para que los resultados de los dibujos fueran perfectos, lo que requería de una gran visualización y capacidad de coordinación.

Se cree que estas telas se comenzaron a importar a Indonesia durante los siglos XVI y XVII (si bien se discuten también periodos anteriores), cuando los portugueses establecieron un puerto comercial en la islas Molucas. Al contrario que las Patola usadas en India, las realizadas para el mercado indonesio eran más pequeñas y ligeras. Cuando la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales ganó predominancia en el comercio internacional, utilizó estos tejidos para entregarlos a los príncipes y líderes indonesios a modo de regalo y reconocimiento a los favores obtenidos. Eran piezas muy caras y apreciadas debido a su belleza y complejidad técnica, por lo que sólo personas de alto rango podían poseerlas. Eran también muy exclusivas, por ejemplo, por cada envío de mil telas procedentes de la India hacia Indonesia, tan solo cinco eran Patola. Con el paso del tiempo muchas de estas delicadas piezas de seda se han degradado, por lo que su singularidad ha aumentado enormemente. Hoy en día, incluso tan solo fragmentos de estas telas se muestran en los museos.

Los diseños, en su gran mayoría abstractos, pasaron a simbolizar la aristocracia de quien vestía la tela. Incluso las piezas creadas en Indonesia inspiradas en los mismos diseños estaban limitadas a la nobleza. Eran usadas como prenda de vestir en la corte javanesa y otros lugares, pero su rol ceremonial era mucho más importante, pues se les atribuían poderes mágicos. Eran usadas durante danzas rituales y se empleaban para envolver objetos sagrados. Aun hoy en día, antiguas Patolas originales de aquellos días forman parte de la herencia familiar en el norte de las islas Molucas y en Sulawesi, y únicamente son empleadas en eventos de naturaleza sagrada o en ritos de paso.

La influencia de las tela Patola fue ampliamente aceptada porque Indonesia ya producía telas con diseños muy similares, aunque sin emplear el doble Ikat sino uno más simple y empleando hilos de algodón en lugar de seda. Los dibujos más recurrentes, los rombos, los triángulos y las flores de ocho pétalos radiantes, se encuentran en los tejidos de todo el archipiélago. Únicamente en algunas islas como Sulawesi y Borneo no se ve reflejada esa influencia india, o es insignificante.

Las Patola de la India más espectaculares son aquellas que contienen elefantes enjaezados (además de camellos, jinetes armados y carruajes, leones, pavos reales y otros elementos de lujo y poder), exquisitas piezas de arte textil de las que no existen más de diez en todo el mundo. Sin embargo estas apenas sirvieron como fuente de inspiración para las tejedoras de Indonesia, probablemente por su extrema complejidad técnica. Solo en Sumba pueden apreciarse algunos elementos similares, pero en una manera simplificada usando un Ikat de trama.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Textiles de Indonesia utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR