Fibras textiles: naturales vs químicas

Para conocer de dónde viene nuestra ropa tenemos que saber también con qué materiales está realizada. La etiqueta de las prendas que tenemos nos dice cuál es el porcentaje de material con el que está fabricado, lo que nos da la información de cómo cuidarla. Pero para eso debemos conocer los materiales y sus características. Un tejido está formado por hilos, y éstos a su vez están hechos con fibras.

Las fibras naturales son las que provienen de vegetales o animales, como el algodón, el lino, la seda y la lana. Son fibras que surgen directamente de la naturaleza. Por ejemplo, las de origen vegetal provienen de la tierra y su calidad depende de la cosecha del año (si la cosecha es buena la calidad de la fibra será buena y viceversa). Suelen tener irregularidades e imperfecciones y es difícil encontrar dos hilos exactamente iguales. Por eso del lino se dice que es un tejido noble, porque no miente. No esconde sus irreguralidades naturales.

Los tejidos fabricados con fibras naturales son más transpirables por lo que permiten que nuestra piel respire, a la vez que aislan bien el calor. La mayor desventaja es que se arrugan con facilidad y tienden a encoger con los lavados, sobre todo si se lavan con agua caliente y se secan en la secadora.

El año 2009 fue el Año Internacional de las Fibras Naturales y en su página web podemos encontrar muy buena información: de dónde provienen, como se trabajan y mucho más.

Las fibras sintéticas aparecieron por primera vez en los años treinta con la invención del nylon. Desde entonces, el uso de estas fibras derivadas del petróleo y completamente químicas ha incrementado exponencialmente porque con ellas se consiguen hilos que cumplen los requisitos que demandan la industria y los consumidores. Estas fibras son más resistentes y duraderas y tienen menor tendencia a arrugarse. Cada tejido sintético tiene instrucciones de cuidado específicos. Por ejemplo, algunas fibras pueden derretirse en contacto con el calor de la plancha.

Como las fibras sintéticas no son muy cómodas al vestir, la mayoría de los tejidos son mezclas de fibras naturales y sintéticas para obtener lo mejor de ambas: son resistentes, cómodas y no se arrugan demasiado.

Las fibras artificiales, también llamadas semi-sintéticas proceden de materias naturales (sobre todo celulosa) que son posteriormente tratadas químicamente. La primera fibra artificial fue el rayón o viscosa, creada a finales del siglo XIX a imitación de la seda. El rayón es ideal para climas calurosos y húmedos, ya que es un tejido muy ligero, cómodo y permite la transpiración. Aunque el tejido no es muy resistente y no resiste bien los lavados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Textiles de Indonesia utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR