Fábricas de explotación 2: Moda barata de la muerte

Hace unos día escribía acerca del programa noruego Sweat Shop (ver post) en el que tres jóvenes viajan a Camboya para adentrarse en la industria textil del país. Los cinco episodios tuvieron un gran éxito de audiencia en Noruega y crearon gran debate y controversia. Tanto que H&M, una de las marcas con mayor protagonismo, ya ha interpuesto una reclamación a Aftenposten TV (el formato audiovisual del periódico de mayor tirada del país nórdico y que produce el programa) “por entender que la serie no refleja la realidad del compromiso de H&M en la industria textil en Camboya”. Obviamente la respuesta del periódico es que la serie no trata sobre H&M, por lo que no está obligado a reflejar los proyectos de la multinacional (ver nota de prensa).

La idea del programa fue de la ONG Fremtiden i våre henner (El futuro en nuestras manos) y financiado por la Agencia Noruega de Cooperación para el Desarrollo.

Ya en el post anterior recomendaba ver la serie aun sin entender el idioma, pero es que además ahora podemos verla con subtítulos en castellano. Los subtítulos no son muy buenos pero eso es lo de menos (aunque subtitulan el programa “Moda barata de la muerte” y no tengo claro si es un desliz en la traducción o una fina ironía. En cualquier caso es muy acertado).

No puedo dejar de recomendar que lo veáis. Porque casi todos nosotros hemos pensado alguna vez algo parecido a “al menos tienen un trabajo, están sentados y no es muy duro físicamente”. Pero el matiz varía, y mucho, cuando alguien te cuenta que ha estado cosiendo la misma costura del hombro derecho de una camisa durante catorce años. O cuando sabes que trabajan hasta se desmayan de cansancio o hambre. O cuando intentas comprar comida con el sueldo que has ganado y te das cuenta de que, por muy baratos que te parezcan los productos que se venden en un país, el sueldo es tan bajo que ni siquiera te alcanza para comer.

Uno de los participantes se tatuó la reivindicación de los trabajadores textiles: "We need 160$" Foto: www.hacienda.no

Uno de los participantes se tatuó la reivindicación de los trabajadores textiles: “We need 160$” Foto: www.hacienda.no

El salario medio actual de los trabajadores de la industria textil es de 100 dólares. En diciembre reclamaban un aumento hasta llegar a los 160 dólares para poder vivir con dignidad (hoy comienza una campaña con el lema “We need 177$). Es decir, para poder permitirse el lujo de alimentar a su familia, enviar a los niños al colegio y permitirse asistencia médica cuando lo necesiten.

La página de Sweat Shop es para guardarla en la barra de marcadores y ver los episodios en cuanto nos entren las ganas de comprar una prenda barata (o no tan barata) de una de las marcas que se aprovechan de la escasa regulación laboral de estos países. Porque si ellas son responsables de las condiciones de los trabajadores, también lo somos los consumidores.

Ver Sweat Shop en español

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Textiles de Indonesia utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR